Blogia
Blog de Victoria Vázquez R.

de todo un poco

DE CLASES PASIVAS Y OTRAS CONFIDENCIAS

 

¿Tiene sentido que las páginas del blog den cobijo a las confidencias de un jubilado? No lo sé, la verdad. Pero, en cualquier caso, me acojo a ese cajón de sastre que se titula De todo un poco, para enjaretar algunas reflexiones que, desde esta tierra de nadie en la que algunos acabamos de ingresar, nos vienen al magín. Y les puedo asegurar que no escribo a humo de pajas (con perdón), porque ya he tenido tiempo de sobra para poner en pie algunas consideraciones sobre el nuevo estado.

Para empezar, he de decir que no siento la más mínima nostalgia de mi vida activa, si no es aquella que se deriva de haber sido más joven e irresistible. Es más, últimamente he podido comprobar, con cierta aprensión, que en mis paseos terapéuticos trato de evitar, dando un rodeo, cualquier tipo de centro educativo, pues me produce pánico el griterío de las bestezuelas que en los patios de recreo se desbravan y desbravan a hostias a sus congéneres Y, en los pocos sueños de los que soy consciente -porque hasta los sueños conscientes menguan con la edad, como todo lo demás, así, como el que no quiere la cosa- pues en esos sueños, digo, una de mis pesadillas recurrentes es que entro en un 1º C, ya saben, uno de esos cuya composición variopinta y multiétnica convierte el acto educativo en una de las experiencias más gratificantes e inefables de que puede disfrutar un docente. Añadan a eso que no he de asistir a claustros donde no eran raras las escaramuzas de lucha grecorromana –entonces puramente dialécticas, hoy vete a saber hasta dónde puede haber llegado la riada-, que no de he de corregir exámenes, sin duda una de las experiencias más embrutecedoras de la profesión, y que no he de aparecer por las tediosas y surrealistas reuniones del Equipo Técnico de Coordinación Pedagógica, pomposa denominación de la nada más insondable, pues ¿qué quieren que les diga?, el balance es netamente positivo. Añadan, porque se me pasaba, la fastuosa programación de principios de curso, aquella misma que los jefes de estudio nos demandaban con premura porque, según parece, de ella dependía la educación patria, y cuyas dimensiones aumentaban de año en año paralelamente a la degradación del sistema educativo. Pero la Consejera erre que erre, que con menos de tres kilos no se conformaba. Que el tamaño sí importaba, y en ese plan. Y, por último, last but not least, la Memoria Final de Curso, aquella catarsis colectiva a la que nos entregábamos la grey docente, seguramente por el puntito de perversidad de que era portadora, pues ya se sabe que los caminos del divino Marqués, como los de Dios, son inescrutables. Y en fin, allá cada uno con sus parafilias, pero tengo que confesar que a mí me ponían de muy mala leche. ¿Y eso es todo? En modo alguno. Pero como lo que sucedía en el interior de las aulas es asunto que de puro trillado ya resulta cargante, lo dejamos para mejor ocasión. Por el momento, baste decir que muchos no dejábamos de preguntarnos –con un punto de idiotez, eso sí- “¿pero qué he hecho yo para merecer esto?” Y sí, habíamos hecho cosas, o, por mejor decir, habíamos dejado de hacerlas. Pero para no parecer prolijo, lo dejo para otro día.

To be continued

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Aromas de la mesa

Una buena amiga se ha animado a compartir a través de su nuevo blog, aromas de la mesa, su opinión sobre aquellos lugares que para ella tienen un encanto especial, "los lugares más originales para comer, cenar, descansar, relajarse o pensar". Supongo que se queda en la provincia de Sevilla, aunque no estaría mal que en alguna ocasión nos deleitara con algún destino costero.

Siempre resulta interesante descubrir nuevos locales destinados a estos menesteres, y si van acompañados del punto de vista de alguien que ya los ha visitado, mejor que mejor. Estaremos atentos.

El Blog para aprender inglés

(Victoria)     ¿Necesitas aprender inglés, refrescarlo o mejorar tu nivel?. Hoy me he topado con un blog que nos puede ayudar. Su autora, Mónica, nos cuenta que "Este curso de inglés para hispano hablantes va dirigido a quienes quieren empezar desde cero a aprender inglés, a quienes quieren dar un repaso general a su inglés, o mejorarlo, sobre todo, en lo que respecta a gramática y pronunciación, a estudiantes de institutos, colegios, academias, universidades que necesiten repasar y practicar" .

Si realmente estás interesado y, lo más importante, si eres constante, este puede ser tu blog:

el blog para aprender inglés

Esplendor en la hierba

(Victoria) Siguiendo (una vez más) las recomendaciones de Roberto de Saint-Loup, he visto la película "Esplendor en la hierba ", dirigida por Elia Kazan en 1961 y protagonizada por Natalie Wood y Warren Beatty. Parece que todo el que la ha visto recuerda, o al menos lo intenta, los versos de William Wordsworth que os dejo por aquí:

 

 

Aunque mis ojos
ya no puedan ver ese puro destello,
que me deslumbraba.

Aunque ya nada pueda devolver la hora
del esplendor en la hierba,
de la gloria en las flores,
no hay que afligirse.

Porque la belleza
siempre subsiste en el recuerdo

 

 

 

Un año después...

(Por Victoria) Parece que aquellos zapatitos nuevos han durado más de lo esperado. Ya hace un año que apareció publicado el primer artículo de este blog y aquella duda que me surgía sobre su futuro ha quedado totalmente disipada, con más razón ahora que no es sólo el Blog de Victoria y contamos con las magníficas aportaciones de Roberto de Saint-Loup.

Simplemente, ¡qué cumpla muchos más!.

 

En busca del tiempo perdido

(Por Victoria)   En ocasiones la curiosidad nos lleva a meter las narices donde no debemos y otras veces nos abre los ojos para comprobar la dimensión de nuestra ignorancia.

Y, ¿a qué viene esto?. Me explico. Como no podía ser de otra forma, me picaba la curiosidad por saber de dónde viene el nombre "Roberto de Saint-Loup", que más de una vez habréis visto por aquí (y que me perdone mi compañero bloguero). No le he preguntado a él directamente porque ya me estaba oliendo yo que iba a pasar vergüenza, y porque algo me había contado un amigo.

Cuando me preguntan que si me gusta leer, contesto que sí, que siempre tengo al menos un libro con su marcador, que leo mucho. Pues hoy soy consciente de lo equivocada que estaba. Buscando este curioso nombre en Internet, me he dado cuenta de que no he leido nada de Marcel Proust y, por supuesto, eso incluye las siete entregas que forman parte de "En busca del tiempo perdido" y donde creo que descubriré quién es el tal Roberto.

Prometo que será mi próxima lectura, si es que mi amigo bloguero no me recomienda lo contrario.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

EL COSECHÓN DE INTELECTUALES


Hace apenas unos días nos despertábamos con la insólita noticia de que 3.400 intelectuales, afines políticamente al PSOE, firmaban un escrito contra el PP, acusándole de crispar innecesariamente la vida política. ¿Qué por qué me parece insólita? Ahí es nada, ¿les parece poca cosa desayunarse con la sorpresa de que contamos nada menos que con 3.400 intelectuales y artistas en nómina? Muchos más -¡dónde va a parar!- que en Florencia, Roma y Venecia juntas en pleno Renacimiento. No sé, pero se me da el barrunto de que la Academia Sueca no nos mira con buenos ojos. De otra manera no se entiende que todos los años nos ningunee pasando de nosotros a la hora de conceder su prestigioso premio. ¿No me digan que les parece normal andando suelto por este país tanto cráneo privilegiado?

En lo de la crispación (¡cuando dejarán de darnos la brasa con el terminacho¡) no entro, por más que resulte extraño que D. Pedro Almodóvar, que acusó de golpista al PP tras la últimas elecciones (a sabiendas de que era falso), se atreva a firmar un escrito de esta naturaleza, o que Dª Almudena Grandes, que no hace mucho mostraba su santa frustración por no poder asesinar a tres informadores diarios, cometa tal incoherencia. La razón es simple. En su fanatismo, ellos no lo ven como tal. Y no lo ven porque están instalados en la idea de que representan el progreso, de que sus ideas van en el sentido de la Historia, de que tras ellos se encuentra lo más sano del país, y de que, por tanto, cuanto pueda salirles al paso, no es más que la reacción o el fascismo más descarnado. Esto es, formas de pensar y sentir que se instalan en la intolerancia y el estalinismo. Curioso, en gente que no para de hablar de tolerancia. Eso en el mejor de los casos, esto es, en el supuesto de que se crean lo que dicen, porque entre tal avalancha de maître a pensée menudean los cínicos cuyo apoyo al progresismo divino no va más allá de seguir manteniendo las bicocas y subvenciones que les pagamos entre todos, incluso aquellos a los que consideran la reencarnación del fascio.

Es precisamente esta dependencia la que debería impedirles autodenominarse, con notorio impudor, intelectuales, porque algunos de ellos saben perfectamente que el término y su significado aparecen asociados a la valiente (y sobre todo, independiente) actitud del escritor Emile Zola al denunciar en vibrante artículo dirigido al periódico L’Aurore los atropellos perpetrados contra el capitán Alfred Dreyfus. Es decir, una forma de actuar y comportarse que no duda en poner en la picota al mismísimo estado francés, cuando de defender la verdad y el buen nombre de un inocente se trata. Desde ese mismo momento, la actuación de los intelectuales dignos de tal nombre habría de quedar vinculada a la a la independencia y a la crítica del Poder. Por esta razón es por lo que causa asombro contemplar cómo 3.400 sedicentes intelectuales se ponen de acuerdo para prestar, como en los viejos tiempos, adhesión inquebrantable al que manda, en una tarea tan sucia como poco edificante de poner literalmente a parir a un partido democrático que cuenta con una importante implantación entre los españoles ¿Significa esto, acaso, que los intelectuales no deban comprometerse en causa alguna? De ninguna de las maneras, pero se habrá de convenir en que su primer compromiso ha de establecerse con la verdad a cuya búsqueda ha de dedicar su vida. Y no parecen que estos sean los derroteros por los que discurren los abajofirmantes que pretenden hacernos tragar la piedra de molino de que el Bien absoluto se encuentra en la izquierda y el Mal absoluto, en la derecha, cometiendo además la impudicia de negar que puedan encontrase intelectuales en un campo político diferente al suyo.

Para concluir, y en relación al número de firmantes he llegado a la conclusión de que hoy por hoy la prensa maneja con una enorme laxitud y alegría la atribución de “intelectuales y artistas” a determinados individuos. Digo esto porque, hechas las pertinentes averiguaciones, resulta que hasta Ramoncín, por mal nombre “El Rey del pollo frito”, figura bajo aquella denominación, lo que parece como un poco excesivo. Ignoro si Los del río o Los Morancos, muñidores solidarios en anteriores campañas informativas por parte de la Junta de Andalucía se encuentran insertos bajo tan devaluada denominación. Pero lo que más me angustia, lo que no me deja dormir, lo que me tiene en un lamento es si estarán ellos. Por favor, háganlo por mí, vayan y miren si están…Andy y Lucas.

Roberto de Saint-Loup

 


La Sevilla de Richard Ford

Una vez más una visita inolvidable guiada por mi compañero José Raya. En esta ocasión hemos tenido la oportunidad de conocer Sevilla a través de los dibujos de Richard Ford, en la exposición "La Sevilla de Richard Ford (1830-1833) ", que la fundación el Monte celebra en la sala Villasís. Curiosa visión la de este inglés que permaneció en España varios años en el siglo XIX.

Vacante de desarrollador web en el C.G.A.

En el Centro de Gestión Avanzada de centros TIC de Andalucía necesitan cubrir un puesto de desarrollador. En su blog detallan el perfil profesional de la persona que les gustaría incoroporar al equipo.

Lo enlazo aquí por si a alguien le interesa. 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Visita magistral al Museo de Bellas Artes

He de reconocer que, aunque no son pocos los museos, iglesias, conventos, etc. que he visitado con el colegio, con el instituto, en mis viajes, y en otras ocasiones, nunca ha sido el tipo de visita que me atraiga especialmente. No dudo que esto se debe principalmente al desconocimiento; confieso que mi gran asignatura pendiente es la historia y junto a ella el arte (la verdad es que tengo alguna más, pero no es el momento de sacar a la luz todas mis vergüenzas).

Sin embargo, más vale tarde que nunca, ¿no?. Esta tarde, junto a un grupo de compañeros del Instituto , he visitado la exposición temporal Diálogo entre dos colecciones en el Museo de Bellas Artes de Sevilla . En cualquier otra ocasión, esta visita no habría durado más de 15 minutos (y ya me estoy pasando). Pero, afortunadamente, no hemos estado solos. El profesor José Raya, compañero del departamento de Geografía e Historia, ha sido el encargado de convertir esta visita en un delicioso paseo. Ya me hubiera gustado a mí poder disfrutar de profesores así en mis años de instituto.

Espero que a esta inolvidable experiencia le sigan muchas más.

El tráfico en Sevilla...

...no es una maravilla.

Ya han pasado cinco años desde que comencé mi carrera como profesora de formación profesional y todos ellos han sido magníficos. A ello ha contribuido el tipo de alumnado con el que he trabajado, del régimen de adultos, el buen ambiente (en general) que se respira por la tarde en la sala de profesores, la tranquilidad de las guardias, mis amigas de la reunión semanal, etc.

Pero ha sido a lo largo del comienzo de este curso, en el que por primera vez voy al Instituto por la mañana varias veces en semana, cuando he sido consciente de otra cuestión: ¡¡¡el tráfico!!!. En este último mes he sufrido más atascos que en los últimos cinco años, y ya no sé qué hacer. He probado varias rutas, varias horas de salida, y he llegado a la conclusión de que tendré que salir de casa con muchííííííííísimo tiempo de antelación.

¿Es esto calidad de vida?.

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres