Blogia
Blog de Victoria Vázquez R.

Su señoría Calatayud

(Victoria)

A través de mi compañero Alfonso he conocido la existencia de este vídeo (dos en youtube ) que no podéis dejar de ver. Corresponde a la intervención de D. Emilio Calatayud Pérez, Juez de Menores de Granada, en la V Tertulia del Consejo Escolar de La Comunidad de Madrid: "Familia y Escuela ante la Prevención de Conductas de Riesgo".

Tienen una duración total de algo más de 20 minutos, pero merece la pena escuchar cómo este juez llama a las cosas por su nombre, al pan pan y al vino vino.

 

 

 

 La dirección en la mediateca de EducaMadrid es http://mediateca.educa.madrid.org/reproducir.php?id_video=jibnzc4s1quh4cv2 .


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

Roberto de Saint-Loup -

No acabo de tener muy claro qué tiene que ver una cosa con la otra. Pero, en fin, puede ser problema de mis limitadas entendederas.Si ánimo de marear la perdiz, yo más bien pienso que este hombre trata de gustar a todo el mundo porque no acaba de estar muy seguro de la composición del auditorio. De ahí que mezcle críticas muy saludables al estado de cosas actual con otras que doña Cándida, nuestra monja intrépida, no hubiera tenido problema en suscribir. Son los inconvenientes de poner una vela a Dios y otra al Diablo.

Victoria -

Yo, sinceramente, creo que este señor es más de "hechos" que de "palabras", y por ello sale a escena con un discurso repleto de "gracietas". Si queréis conocer algo más sobre su trabajo como magistrado:
http://www.elmundo.es/magazine/2004/245/1086188096.html

http://www.revistafusion.com/2003/julio/entrev118.htm

Roberto de Saint-Loup -

Yo sabía que tenía mis partes, pero siempre fueron pudendas. Sí, supongo que D. Emilio es bueno y no empuja a las viejecitas en los semáforos. Pero su discursete exhala un tufillo -más bien hedor-a populismo que tumba de espaldas. ¡Más sutileza en el análisis, qué coño!Pero todo eso son fruslerías comparado con las coplillas con que me obsequia D. Mamelo. ¡Qué delicado lirismo!Para corresponder, me permito dedicarle la siguiente, de tema cofrade. Ahí va:
Lo coronaron de espinas/

a pique de dejarlo tuerto/

¡qué hijos de la gran puta!/

¿No es pa cagarse en sus muertos?

Mamelo Activo -

También usted tiene "sus partes" de razón, mi admirado Roberto. Lo que le quita credibilidad al Cala es, como usted muy bien dice,su puesta en escena, lo que de teatro tiene. Pero debe usted comprender que este hombre lleva 5 ó 6 años representando esta obra, escuela tras Instituto, jornadas tras televisión. Ya se lo sabe y eso suena a falso. Pero el fondo no es malo.
Se podrá estar de acuerdo en mayor o menor medida, pero ya me gustaría a mí que hubiera en Sevilla dos o tres actores de estos que me representaran la obra siquiera una vez en el Punta a algunos padres y a algunos "profesores/as"(con su permiso). La pena es que los que tendrían que asistir no irían poniendo como excusa que se saben el discurso.
Pero lo que realmente sobra es tanta charla sobre tolerancia, paz, solidaridad y demás ONGerías y más contacto con los jueces, servicios sociales y, porqué no, sanidad, como dice Emilio.

Y como tontería del día:
"Si viene el Calatayud,
pregunta por los dolores
que sufren algunos padres
y también los profesores"

"Estamos como una verga", dijo un extremeño.

Roberto de Saint-Loup -

Me llegó hace días y el que lo remitió me dijo: “Si ese tío se presenta a Presidente del Gobierno, le voto”. Y he de reconocer que cuando empecé a oírlo, el discurso me hizo gracia. Hasta que dejó de hacérmela. Me explico. Ya no se trata de que suelo desconfiar del que me dice: “¡Pero si la cosa está muy clara!”. Porque la cosa no está tan clara, por más que, como apunta Victoria, diga verdades como puños.La realidad siempre es muy compleja. Y este señor despacha el problema educativo con unas cuantas gracietas para un público entregado. (Por cierto, ¡qué buen actor se han perdido la escena! ¡qué modulación de los ademanes e inflexiones de voz!, ¡qué cadencias en los movimientos de la cabeza, and so on)). Dicho de otra forma, se puede diagnosticar (es un decir) un problema con cuatro frases, y, al mismo tiempo ser bastante aberrante y confuso y hasta un poquito zafio al proponer soluciones. Porque se me ocurre que este señor muestra, cuando menos, bastante desconocimiento de lo que ocurre en los centros escolares. ¿A qué viene esa pregunta de qué hacen los profesores cuando se produce absentismo? Que se lo pregunten a Alfonso, o a Fátima. ¿Más gente inútil en los centros, apartados de la docencia, sirviendo de mediadores? ¿De mediadores de qué? ¿Es que nos vamos a poner a hablar también del Proceso de Pazzzz en los centros, como dice el Bobo Solemne sobre el País Vasco? ¿Y qué es ese embeleco de que no se puede expulsar a los alumnos? ¿Y aquello otro de que enseñamos la lista de los Reyes Godos, chistecito rancio acuñado por la progresía ignorante, que repiten sus supuestos críticos? Tanto buenísimo acaramelado me estraga, porque, por lo demás, no se menciona el más mínimo apoyo a los profesores. Y sobre todo, ¿cómo es posible venir de Andalucía si aludir siquiera al cenagal en que se encuentra sumida la enseñanza en nuestra tierra ni a los responsables del entuerto.
Lamento funcionar como aguafiestas, pero me parece que Don Emilio se pasa de simpaticote y, lo que es peor, banaliza el problema. Por lo demás, que termine recitando a Bertolt Brecht resulta del todo irrelevante.
¡Quedad con salud!
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres